Tesis-Antítesis

febrero 22, 2007

Kafka en Carnaval

Filed under: Vida de tesista — Edgar Gómez Cruz @ 1:18 pm

Las muñecas me dolían, las ligas que me pusieron a manera de esposas estaban demasiado apretadas y el movimiento natural del cuerpo, la necesidad de escapar del dolor de llevar una hora con la posición de las manos detrás de la espalda, lo hacía peor todavía. Siempre pensé que algún día estaría así, atado de manos en un camión de policía, siempre pensé que sería por protestar contra la guerra, en una manifestación en contra de la violencia (sic.) o algún evento en el que “el palito de abollar ideologías” (Mafalda dixit.) se encargaría, como en esta ocasión, de reprimir nuestro cuerpo pero nunca nuestros ideales de personas libres y pensantes. Siempre pensé que sería en México, no en España. “No, no podía ser así” pensé mientras temblaba de frío (y de miedo). El “guardia de seguridad” (contra el que “atenté”) regresó y me miró con la mirada que tienen los que se saben con poder absoluto, me dijo: “con que queriendo golpear a un policía eh!”, “nunca intent….” Antes de terminar la frase ya me había dado un golpe más en la cara, el primero que me dio me rompió las gafas. Cuando se golpea a alguien que tiene atadas las manos no sólo se atenta contra un cuerpo (en el sentido Foucaultiano), sino contra la dignidad y eso es mucho más doloroso.

¿Qué cómo llegué aquí? Pues fui con mis compas al carnaval de Sitges, mucha fiesta, mucha música, mucho disfraz, mucha gente, todo divertido. Poco a poco se fueron yendo todos y al final sólo nos quedamos el compa Adolfo y  yo. Al regresar a la estación de trenes (había trenes anunciados toda la noche) y había montón de personas que también deseaban volver a Barcelona, nos pusimos en la fila que avanzaba tanto como los rumores que decían que no habría más trenes. Después de media hora o así de esperar, y ya a unos metros de la estación, un grupo de gradias cilives (lo escribo así porque no quiero que alguien llegue a mi blog buscando a esa “decorosa institución”) comenzó a decir que no habría más trenes y que nos fuéramos de ahí. La gente por supuesto no quería irse de ahí ante la posibilidad de perder su turno en la fila si de casualidad pasaba un tren. Ellos (los de verde), hartos supongo, nerviosos pienso y violentos estoy seguro, comenzaron a empujar con las porras. Uno de ellos, con los ojos especialmente virulentos (al menos así lo recordaré siempre), con ambas manos en la porra comenzó a empujarme clavándomela en el pecho, estaba rodeado de personas que no se movían y por supuesto me estaba haciendo daño porque no me movía sino que sólo me clavaba la porra en el pecho. Cogí la porra, me la despegué del pecho y la empujé diciéndole: “ya entendí, no me empujes con esto” él, con las dos manos en la porra, yo con mi mano, evidentemente no hice más que moverlo un poco, en ningún momento lo toqué a él. Después todo fue como en una nebulosa, me cogió de la ropa, me sacó de la fila y entre él y otro me arrastraron mientras me iban dando de golpes y gritando algo que no entendía. El resto de esa primera parte es como en las pelis, me pusieron contra la furgoneta, me esposaron (con unos plásticos o algo así), me registraron (hasta donde es físicamente posible que te registren) y me subieron a la furgoneta. Ahí estaba un chico español que no paraba de temblar y que respiraba tan fuerte que creo podría haberle escuchado su corazón palpitar si no fuera porque los de verde chillaban y le insultaban burlándose de él. Otro chico, un belga gritaba: “esto es incredible, yo no hice nada” mientras yo le repetía en francés (no sé por qué, supongo que estaba nervioso): “¡¡¡arrète, ne parles plus!!!” (porque de verdad los verdes estaban muy nerviosos y con ganas de dar más). Parecerá cliché pero ninguno de los 3 había hecho otra cosa que defenderse o quejarse de las formas de los uniformados, al menos eso decíamos los 3, en mi caso así fue. Lo que pasó después, bueno, 12 horas en una salita, un policía que me preguntaba de dónde era mientras me hacía poner mis huellas en unas formitas; “de México” respondí, y mientras uno preparaba un formato cantando “México lindo y querido”, el otro me decía “Ah! Sudamericano”, “bueno….” iba a decir algo cuando me vio la mirada y dijo: “vale, vale, centroamericano” como quien rectifica un dato que da por supuesto o que le es indiferente. Mientras uno más me tomaba las clásicas fotos de frente y perfil me preguntó a qué me dedicaba, le dije que era estudiante de sociología (porque supongo que decir que era investigador interdisciplinario era un poco demasiado para ciertos IQs). “¡Sociólogo eh!, antes a esos les llamaban filósofos, ahora sociólogos, no hay quien los entienda” (evidentemente él no). En fin, 12 horas encerrado dan para mucho pensar y ver y escuchar muchas cosas y reflexionar sobre la clase de personas que forman instituciones que nos “sirven y protegen”, hay algunas frases que serían buenos ejemplos; una oficial diciéndole a Thomas el belga: “este no es tu país y ésta no es una película, no puedes llamarle a tu abogado, si quieres le llamamos nosotros” o la tierna: “fulanito: roba, mata, viola o haz lo que sea pero consígueme papel”. Supongo que tendría que estar agradecido porque no recibí más golpes en la comisaría (no volví a abrir la boca y todo lo pedía “por favor, disculpe, perdone la molestia” y lleno de “gracias”), también estoy agradecido por el café y la dona de desayuno (que terminé dándole a una pobre chica sueca que además de golpeada estaba esperando a su novio chileno que también estaba encerrado). También debo decir gracias por el bocadillo de queso (supongo que sabían que era vegetariano, qué detalle) y el botellín de agua. Agradezco también que no me hayan insultado más y que me hayan desatado las manos. Lo que no puedo agradecer es que tenga que presentarme a un juez por “atentar contra un agente de seguridad” y tener que pagar una multa porque un pobre e inútil tipo con complejo de inferioridad y con una macana en la mano se sienta el salvador del orbe y crea, que porque tiene un uniforme y una placa, puede golpear, insultar o tratar mal a un tipo que el único follón que esperaba tener esa noche era contra las sábanas de su cama caliente.

 

Por cierto, si alguien se pregunta en qué país me pasó esto, vivo en este y en este. Supongo que en todos lados se cuecen habas no? Y guardando toda proporción, quiero ver que luego los españoles se sientan indignados por Atenco.

 

 

34 comentarios »

  1. Lo lamento profundamente. Es lo que tiene vivir en un país que se cree del primer mundo pero que en realidad parece del norte de África. Aunque me temo que no sólo pasa aquí y en muchos países desarrollados y, oh sorpresa, contra los mismos de siempre… La pena de todo esto es que hemos leído mil y un veces este tipo de cosas pero hasta que no nos pasa de manera cercana, uno no se da cuenta de la gravedad. Y claro, no hay nada que hacer porque somos simples ciudadanos y encima inmigrantes…
    Ánimo querido amigo mexicano… tienes toda la solidaridad de este Analista de cuarta.
    Fuerza.

    Comentario por Analista de cuarta — febrero 22, 2007 @ 1:35 pm | Responder

  2. Hola!! Soy Merce, espero que te acuerdes de mí… la que era un poco “fresa”, según tú… compañera de Pepe y Martín, una noche por Malasaña, te ibas a ir a Barcelona… ya, ¿no? Me ha impresionado mucho lo que has escrito y lo siento muchísimo, por ti y porque estas cosas sigan pasando. Un abrazo fuerte y mucho ánimo. Espero que dentro de poquito sea sólo una triste anécdota que contar delante de unas cervezas…

    Comentario por Merce — febrero 22, 2007 @ 2:43 pm | Responder

  3. ahhhh aquella noche de Malasaña… y la siempre bella Merche… yo le he echado el ojo antes eh… así que respeto…

    Comentario por Analista de cuarta — febrero 22, 2007 @ 2:46 pm | Responder

  4. ¿Y en el consulado no se puede levantar un acta al menos?

    Comentario por Cuauhtlácatl — febrero 22, 2007 @ 3:02 pm | Responder

  5. A very sad history….

    un bacio

    Comentario por Simona — febrero 22, 2007 @ 3:18 pm | Responder

  6. […] a separar y golpear a la gente, y a varios los esposaron y llevaron a la comisaría. Aquí la crónica del propio Edgar que relata los golpes recibidos y las horas de detención, una detención con el […]

    Pingback por la violencia gratuita y la paja en el ojo ajeno « Cuauhtlácatl in Calli — febrero 22, 2007 @ 4:01 pm | Responder

  7. guardias civiles analfabetos

    Comentario por Adolfo — febrero 22, 2007 @ 7:13 pm | Responder

  8. Sometimes living drastic moments are wonderful gifts. It all depends on WHO you are. How is justice from your life our?

    …Hope it was good cheese😉

    Comentario por anonymouse — febrero 22, 2007 @ 8:36 pm | Responder

  9. Bertolt Brecht
    A los hombre futuros, de Poesías escritas durante el exilio

    Verdaderamente, vivo en tiempos sombríos.
    Es insensata la palabra ingenua. Una frente lisa
    revela insensibilidad. El que ríe
    es que no ha oído aún la noticia terrible,
    aún no le ha llegado.

    ¡Qué tiempos éstos en que
    hablar sobre árboles es casi un crimen
    porque supone callar sobre tantas alevosías!
    Ese hombre que va tranquilamente por la calle
    ¿lo encontrarán sus amigos
    cuando lo necesiten?
    (…)
    Me gustaría ser sabio también.
    Los viejos libros explican la sabiduría:
    apartarse de las luchas del mundo y transcurrir
    sin inquietudes nuestro breve tiempo.
    Librarse de la violencia.
    dar bien por mal,
    no satisfacer los deseos y hasta
    olvidarlos: tal es la sabiduría.
    Pero yo no puedo hacer nada de esto:
    verdaderamente, vivo en tiempos sombríos.
    (…)
    En mis tiempos, las calles desembocaban en pantanos.
    La palabra me traicionaba al verdugo.
    Poco podía yo. Y los poderosos
    se sentían más tranquilos, sin mí. Lo sabía.
    Así pasé el tiempo
    que me fue concedido en la tierra.
    (…)
    Vosotros, que surgiréis del marasmo
    en el que nosotros nos hemos hundido,
    cuando habléis de nuestras debilidades,
    pensad también en los tiempos sombríos
    de los que os habéis escapado.

    Cambiábamos de país como de zapatos
    a través de las guerras de clases, y nos desesperábamos
    donde sólo había injusticia y nadie se alzaba contra ella.
    Y, sin embargo, sabíamos
    que también el odio contra la bajeza
    desfigura la cara.
    También la ira contra la injusticia
    pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros,
    que queríamos preparar el camino para la amabilidad
    no pudimos ser amables.
    Pero vosotros, cuando lleguen los tiempos
    en que el hombre sea amigo del hombre,
    pensad en nosotros
    con indulgencia.

    Comentario por Elisenda — febrero 23, 2007 @ 12:28 am | Responder

  10. Gracias a todos y todas por sus palabras y sus deseos. Yo también espero que sea sólo un mal rato y una buena anécdota.

    Analista: No me atrevería a decir “los de siempre” porque lo que más jode es que parece que cualquiera podría haber sido (y eso da más miedo aún).

    Merce: Claro que me acuerdo de ti, gracias por los ánimos y ojalá dejen de pasar estas cosas en todo el mundo, no sólo aquí.

    Cuau: El problema es más complejo que eso (porque implicaría demandar a los verdes ante un juzgado con testigos, bla, bla, bla). En el consulado (aunque hablé con una persona myu amable) me dijeron que no había nada que hacer y que los mantuviera informados, eso es todo.

    Simona: Grazie amica.

    Anonymous: Well, the cheese tasted like absolute power and that never taste good.

    Elisenda: Gracias por la comprensión y la ayuda, me siento arropado y eso me hace sentir mejor. Y ahí te va la respuesta (con licencia poética de cortes) de Mario Benedetti:

    CON PERMISO

    Está prohibido escribir sobre cierta violencia
    así que voy a hablar de la violencia permitida….

    el violento authorizado poro a poro te odia pero sobre todo se
    aborrece a sí mismo y como todavía no puede
    reconocerlo sabe que en el espejo ha de encontrar
    puntual su arcada indivisible su minifundio de
    vergüenza

    tortura así con la boca seca malbaratando de ese modo sus
    insomnios y sabiendo muy en el fondo que todo es
    una gran postergación inútil porque la historia no es
    impaciente pero mantiene sus ficheros al día

    el violento autorizado tiene una descomunal tijera para cortar
    las orejas de la verdad pero después no sabe qué
    hacer con ellas

    no entiende de símbolos y lo bien que hace porque todo las
    calles las ventanas los ojos las paredes el cielo los
    puños los dientes son mercados de símbolos son
    ferias donde el futuro se ofrece como pichicha
    inesperada

    el violento autorizado se mete en sus metales en sus fortalezas
    semovientes en su noche expugnable pero como deja
    un huequito para respirar por ahí se cuela no la bala
    perdida sino el guijarro

    tiene miedo y lo bien que hace

    el violento autorizado posee una formidable computadora
    electrónica capaz de informarle qué violencia es
    buena y qué violencia es mala y por eso prohibe
    nombrar la violencia execrable

    la computadora por ejemplo advirtió que este poema trataba
    de la violencia buena.

    Comentario por Tesista — febrero 23, 2007 @ 1:29 am | Responder

  11. Lo siento amigo. Te pido disculpas. Lamento profundamente nuestra condición de países en una región de segunda mano que cree que por ir de visita a estudiar como intelectual a ese “primer mundo”, si bien no tendrá un trato preferencial al menos recibirá un trato justo.
    Me da lástima, porque yo también pasé por este tipo de pequeñeces en un país que es el primer “opinólogo” para evaluar nuestras situaciones internas, pero que no se arruga a la hora se hacerte sentir menos. Lo lamento no por el policía (que no debe tener demasiado dentro de su gorra, como para entender todo esto). Lo lamento por nosotros, que seguiremos siendo testigos de este tipo de abusos por un buen rato más.
    Favor manda mis saludos al juez, que también tuvo que escuchar mi declaración, por una historia igual de desagradable que la tuya ( y que por los próximos años la seguirá escuchando a una larga lista de susacas y afros contando cómo son atropellados por el establishment). Esto, el menos hasta que el primer mundo deje su prepotencia y arrogancia de lado.
    Pareciera que Aznar sigue gobernando España (quizá se lo merecerían).

    Lo lamento por nuestra gente
    Un abrazo

    Comentario por Cristóbal — febrero 23, 2007 @ 1:56 am | Responder

  12. 12 horas debieron parecerte una eternidad allí metido y tratado como animal, porque que me disculpe el gobierno pero encerrar a las vacas a los pollos.. no a los seres humanos y no cuando además somos los “racionales” del asunto en la cadena. Que me perdonen los españoles, pero que mamones son. Da coraje nada más de imaginarlo. Que mierda.

    Y la gente pregunta porque fechas como el 2 de octubre no se olvidan en México… Ay Edgar, que mal pedo que pasaste a ser de los números de las personas explotadas, maltratadas y pisoteadas.

    Un abrazo muy fuerte si eso ayuda de algo.

    Comentario por Alma — febrero 23, 2007 @ 3:16 am | Responder

  13. […] pasar todo o día de carallada, desfrutando do que fan… pero de vez en cando pasan cousas desagradábeis cos de verde, como antes pasaba cos de gris, azul, milicos, ou chámelle un como […]

    Pingback por Contos de estrelas e limóns :: Solidariedade cos investigadores de Ciencias Sociais represariados :: February :: 2007 — febrero 23, 2007 @ 10:21 am | Responder

  14. Cristóbal: No quiero caer en la tentación de convertirlo en una historia ni de racismo ni de xebofobia, al menos en este caso no. Si bien es cierto que entre los detenidos había un chileno, varios marroquíes, un brasileño y yo, también había algunos españoles (el primero que salió fue un chaval al que su padre fue a recogerlo y creo que fue al que mejor trataron). En realidad lo que más me hace pensar de esta situación es que creo que le pudo haber pasado a cualquiera y eso hace que me angustie más lo que sucedió. En fin, que aquí vivo, aquí estudio, aquí pago impuestos y me guste o no, aquí hay reglas, figuras e instituciones que hay que respetar. Sólo espero que el juez pueda realmente hacer justicia. Gracias por la solidaridad, si alguien conoce lo que es ser un intelectual “sudaca” en Barcelona ese eres tú.

    Alma: gracias por la rabia compartida pero bueno, no creo que sean los españoles (sino un par de tipos que resultaron ser policías), todos mis compas españoles y catalanes se indignaron y me mostraron su solidaridad, afecto y cariño. No, esto no es un asunto de países (aunque me llama la atención cómo se manejó en la prensa el caso de la gallega en cancún, o la otra española en Atenco o Guadalajara, insisto, toda proporción guardada). Y de que somos los “racionales” en la cadena, pufff, ojalá lo fuéramos pero creo que cada día demostramos que no. Gracias por el abrazo, los abrazos, a diferencia de los golpes, siempre son bienvenidos.

    Comentario por Tesista — febrero 23, 2007 @ 2:47 pm | Responder

  15. […] llevara de vuelta. Como no se plegaron a sus ordenes inmediatamente, fueron agredidos (la historia aquí). Entre los detenidos habían varios extranjeros, entre ellos un mexicano que radica en España por […]

    Pingback por Abusos presentes y pasados « .:»Princesa de Canela«:. — febrero 23, 2007 @ 9:37 pm | Responder

  16. Que lástima que esa situación te haya sucedido. Definitivamente falta mucha cultura todavía de los aentes del orden… qué bueno que ese chico que te violentó supiese algo de derechos humanos o al menos de convivencia ciudadana… en fín, una experiencia que ojalá nunca te vuelva a suceder… un abrazo

    Comentario por Mauricio Morales — febrero 25, 2007 @ 4:22 am | Responder

  17. No puedo evitar sentir rabia. Rabia porque, evidentemente, esto puede pasarle a cualquiera. La fórmula ignorancia+poder es infalible y el resultado le cae encima al tonto de turno que haya tenido la mala suerte de estar cerca.
    Salvando las diferencias, a mí una vez un policía no quería dejarme entrar Madrid (venía de Barcelona) porque no tenía el pasaporte. Tenía mi tarjeta de residencia (NIE o cédula). En ese momento pensaba en que todas las leyes me protegían y en que no había nada que él pudiese hacer. Sin embargo, tenía miedo. En ese instante él tenía el poder y la mala leche de trabajar un domingo. Me dijo ¿qué hago contigo? y sólo pude responder “lo que Ud quiera” arrepintiéndome al instante. Tengo muchos casos por el estilo, aquí, en Venezuela, en México, en Colombia. He tenido la suerte de viajar un poco, y de toparme con ambas cara de la moneda. ¡ánimos Edgar! como ves, tiene muchos amigos que te apoyaremos en lo que haga falta. Son muchas las cosas que creíamos superadas (al menos en el primer mundo) y que siguen pasando. Creo que vale la pena hacerles frente.

    Comentario por Lulu — febrero 25, 2007 @ 1:00 pm | Responder

  18. A mi lo que más coraje me da es que en el consulado, la embajada y el mecanismo-burocrático-panista-neoliberal siga sin funcionar y deje a los mexicanos en el exterior en la indefensión! Ah! pero eso si, luego, luego te convocas por mail pa que vayas a recibir, saludar al Sr. PresideXte cuando realiza una gira por los europas…
    Asco de cabrones

    pepe

    me cae que me voy a hacer anarquista

    Comentario por Pepe — febrero 25, 2007 @ 1:51 pm | Responder

  19. Malupe en pleno, gracias por su indignación y apoyo, ya va pasando (aunque extrañamemnte es ahora que los moretones comienzan a salir). En fin, que a seguir en lo nuestro (sin olvidar que tenemos que tener cuidado). Un abrazo para los dos y otro para el Mauricio. Teniendo amigos así, los golpes se sienten menos.

    Comentario por Tesista — febrero 26, 2007 @ 10:45 am | Responder

  20. sólo decirte que ante situaciones de esas consigues apoyo de gente que no conoces.. yo por ejemplo.. (me sumo a la indignación de todos los que aqui quieren hacerte llegar sus sentimientos)

    Comentario por LONZA — febrero 26, 2007 @ 5:38 pm | Responder

  21. Gracias Lonza, nada hay más esperanzador que, después de que un desconocido te dé de hostias, un desconocido se indigne por ello. Gracias por pasarte por aquí.

    Comentario por Tesista — febrero 27, 2007 @ 1:12 am | Responder

  22. Te diría que lo leo y no lo creo, pero sí, lo creo. De hecho, no me extraña.
    Y no quiero que la emoción de la lectura me ponga las vísceras en la punta de los dedos y diga cosas que no pasaron previamente por el colador de las ideas porque un montón de anecdotas menores se me vienen en tropel.
    Por lo pronto recuerdo a cinco (sí cinco) coches llenos de mossos de escuadra poniendo a un solo chico contra la pared.
    Todavía no le encuentro el “modus” a esta sociedad catalana… la neta.

    Comentario por Beatriz — febrero 28, 2007 @ 11:12 am | Responder

  23. Hola Edgar, soy Pilar, la compañera de piso de Lulú… Me contó tu historia este domingo y bueno, sólo quería, al igual que el resto de ña gente, darte ánimos y hacer un poquito de ruido con esto. La gente tiene que darse cuenta de que por muy primer mundo que sea, hay brutos en todas partes y es muy peligroso que además de brutos, estés armados y protegidos por la ley…
    Un abrazo

    Comentario por Pilar — febrero 28, 2007 @ 7:07 pm | Responder

  24. Fe de erratas: “y es muy peligroso que además de brutos, estéN armados y protegidos por la ley…”

    Comentario por Pilar — febrero 28, 2007 @ 7:08 pm | Responder

  25. Bueno, si soy siencera no se que decir, yo también imaginé que si algún día alguien te pusiera la “porra” encima sería por estar en medio de una mani, huelga o que se yo, en medio de alguna historia con fines ideológicos ( aunque en ningún caso eso justifique nada).
    Los siento mucho, siento que te haya pasado esto, de hecho da igual que sea aquí o en México, de igual modo es una putada que seguro que cuesta superar.
    Desde aquí, te mando mi apoyo incondicional, no se quizá los moretones se vayan antes si te envio mucho cariño.

    Comentario por maria — marzo 1, 2007 @ 5:52 pm | Responder

  26. Sudamericano de mierda!! Cabrones!!!
    Edgar de verdad lo lamento mucho, tambien lamento justo encontrarte de nuevo en mi camino en estas circunstancias. Me llena de rabia. Llegue aqui por Lulu, una casualidad mas. Aunque siempre recuerdo tu buena onda cuando te conoci en Bogota, (que Alexandra y Alejandro, seguro pensaron o pensaran lo mismo que yo). Deseo que puedas recupertarte pronto, para mi ha sido muy impactante. Solo pienso que también pude ser yo, por que al igual que tu, vivo en ESTE pais. Un abrazo sansa que sana culito de rana, y un beso. LuzA

    Comentario por LuzA — marzo 4, 2007 @ 2:32 pm | Responder

  27. Llego tarde a la aventura…mala aventura esta, por desgracia, y más me apena no sorprenderme por lo ocurrido. Lo siento mucho porque eres cercano, y te conozco, pero siento más aún que esto siga sucediendo día a día, minuto a minuto con muchas otras personas que ni nos enteraremos, aquí o (como dirían en mis tierras:) “en la quebrada del ají”. Y como también vivo aquí, como tu, me preocupa ser yo la elegida la próxima vez: no necesito ir a Sitges, ni esperar un tren que nunca llegará, basta con cumplir la ley y pasar las penurias, malos tratos y largas….eternas…esperas para seguir viviendo “oficialmente” en este país. ¿Por qué? me pregunto…¿quién les ha otorgado ese derecho?

    Un gran abrazo Edgar, los apapachos siempre serán la mejor cura.

    Comentario por Nicole — marzo 15, 2007 @ 11:11 pm | Responder

  28. Cyber
    No estas enfermo?
    Primero tu salud
    Después, que sigue?
    Lo comentaste con tu familia?
    Podemos escribir una carta tus amigos de Colima y la entregamos en la embajada de España en México?
    Un abrazo. No me quedare callado.
    Manolo

    Comentario por manolo — marzo 16, 2007 @ 12:47 am | Responder

  29. Gracias Nicole y gracias Manolo, la cosa creo que comienza a complicarse aún más porque me informaron que acaban de incoar mi caso, es decir, a estimarlo como un delito, ¿que qué puede pasar? Que me deporten de este país. Sinceramente me encuentro profundamente triste y desconsolado. Ahora tengo que iniciar una pelea legal que me llevará tiempo, dinero y fuerza mental (recursos que necesitaba para hacer mi tesis). Supongo que llegó la hora de las antítesis

    Comentario por Tesista — marzo 16, 2007 @ 3:02 pm | Responder

  30. Edgar: me gustaría decir que me sorprende, pero no. Y es que NO estemos en el norte de Africa (o en “la Suiza de Afica”, como llamaba a España cierto escritor latinoamericano). No. Estamos en la España democrática-Estado de Derecho con un gobierno socialdemócrata que dice abrazar mucho (¿muy apretadamente?) los derechos ciudadanos. En la cual existen “las concertinas” de la frontera con Marruecos en las que se desagarran los africanos, o son abatidos a tiros desde el lado sur mientras los gradias cilives miran a otro lado; y las repatriaciones ilegales; y los casos como el tuyo con mucha más frecuencia de la que la mayoría de la gente dice creer. Cualquier análisis político de tu caso ha de partir de ahí, de esa “excepcionalidad” tan normalizada.
    Y sobre todo de tu experiencia y tu reflexión.
    Bueno, por lo demás, estoy contigo.
    Y no dudes en contar conmigo en cualquier inicitaiva qu tomes. Me han golpeado como a ti (por lo menos en la dignidad)
    Un abrazo

    Comentario por Gonzalo Abril — marzo 17, 2007 @ 1:33 pm | Responder

  31. […] de Sitges (Cataluña, España) y de las actuaciones policiales de esa noche. ¿Por qué? Porque “el proceso” (Kafkiano), entra en su segunda fase, la de defenderme del poder disciplinar. Entonces apelo a tres premisas […]

    Pingback por El poder justiciero de los blogs « Tesis-Antítesis — marzo 21, 2007 @ 12:45 pm | Responder

  32. […] Estancias en prisión preventiva: 1 (aquí la historia para que qude claro el contexto y mi […]

    Pingback por El testamento de un ex-tesista (II) Numeralia « Tesis-Antítesis — junio 1, 2011 @ 2:46 pm | Responder

  33. Please let me know if you’re looking for a article author for your site. You have some really great articles and I feel I would be a good asset. If you ever want to take some of the load off, I’d absolutely
    love to write some content for your blog in exchange
    for a link back to mine. Please send me an e-mail if interested.
    Thanks!

    Comentario por vehicle rental — octubre 23, 2012 @ 8:13 pm | Responder

  34. Somebody necessarily help to make significantly posts I’d state. This is the first time I frequented your web page and to this point? I amazed with the research you made to make this particular put up amazing. Wonderful process!

    Comentario por Maisie — noviembre 4, 2012 @ 7:13 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: