Tesis-Antítesis

marzo 14, 2007

Aquí no hay quien viva (de la vida real)

Filed under: Barcelona,Enchilada,Vida de tesista — Edgar Gómez Cruz @ 1:38 pm

El problema de la vivienda en España es terrible. Por un lado hay muchos especuladores que compran pisos y no los usan y por otro hay muchas (quejas de) malas experiencias con los inquilinos (al menos en el imaginario colectivo). Estos dos elementos (más unos cuantos más) crean un círculo vicioso. Pisos hay pocos para rentar (en comparación con países como Dinamarca o Suecia en donde las personas casi no compran casas sino que las rentan) y los que se rentan, alcanzan cifras dignas de Nueva York o Londres (por mi piso de Madrid pagaba 780 euros y tenía 40 metros cuadrados, por mi habitación en Barcelona pago casi 400). Vivo en un piso viejo (antiguo dirían los optimistas) y, aunque está muy cerca del centro, es muy espacioso y tiene luz; es muy viejo. Tan viejo que aquí vivió un pintor famoso (de cuyo nombre no puedo acordarme) en el siglo XIX. Vale, pues resulta que el otro día, un día de lluvia, tronó algo de la instalación eléctrica en la escalera y por algunos días estuvimos sin ver un carajo mientras subíamos o bajábamos por ella. Ese día, por la noche, escuchaba a mi compañero de piso mientras lavaba trastes cuando soltó un: “chingada madre” (sobra decir que es mexicano). El agua, sumada al hecho de haber tocado la llave de metal, le había dado un toque tremendo.

La historia comenzó ahí y ha durado (espero) 5 o 6 días. Estuvimos dándonos de toques mientras nos duchábamos, cuando nos lavábamos los dientes, al lavar los trastes y supongo que hasta la ropa que lavamos recibió unas cuantas descargas. Hoy, después de días de llamadas constantes, vino el nuevo administrador de la finca (que me acabo de enterar, cambió de dueño), con dos de sus ayudantes. El tipejo en cuestión, un espléndido espécimen de sonrisa convincente y sinceridad fulminante, con toques de cinismo ancestral y pinta de padre de familia, me dijo, repitiendo lo que le habían dicho sus trabajadores los cuales habían puesto su voltímetro en todas las llaves, que el problema estaba en mi piso y que dado que el problema estaba aquí, nosotros como inquilinos teníamos que repararlo. Citaré sólo las partes más memorables de la conversación:

Inquilino (o sea yo): Disculpe pero el señor (refiriéndome al electricista), dijo que era un problema de una mala reparación de la instalación eléctrica (una de las 2 que tenemos en un piso al que, más que adaptarlo a la modernidad, le parcharon su antigüedad) y por lo tanto usted es el responsable.

El tipejo (o sea el administrador, con una sonrisa de vendedor de pasta de dientes y un bigote a lo Aznar): Yo pondré una instalación nueva, de puta madre en “la comunidad”, pero de su puerta para adentro es su problema. Si se rompe una bombilla, ¿no esperará que la administración la pague no? Lo pone claramente en el contrato

I: Señor, ¡¡¡¡el problema es la instalación!!!, el sistema entero y la poca calidad que tiene, no una bombilla que se nos rompió.

E: Usted firmó un contrato en el que se hacía responsable y por lo tanto es su problema si no revisó la instalación cuando entró al piso, no tengo nada que hacer

I: ¿No esperaría que trajera una cuadrilla de “verificadores” para revisar que las instalaciones hubieran sido las adecuadas y que contaran con una certificación, ya no de calidad, sino de seguridad no? Si hay luz y puedo conectar mi ordenador, para mí la instalación funciona. Pero el problema no se trata de un cable en mal estado, se trata de que puedo meterme a duchar y salir con un bronceado estilo Acapulco (si es que salgo)

E: Precisamente, por eso le mandaré un burofax (dícese del fax que te mandan por correo certificado), en donde le diré que es usted el responsable por lo que pueda pasar (porque el problema, al estar en las tuberías de agua, se extendía a otros pisos).

Y terminó con un bello:

E: Mira, te diré cómo son las cosas, cuando tu contrato se acabe, yo arreglaré el piso, lo pondré de puta madre, todo nuevito; con baño nuevo, cocina nueva, piso nuevo, pintado, quitaré todas estas mierdas (les juro que dijo eso refiriéndose a los cables y tubos que engalanan toda la casa) pero una vez que lo haga, este piso lo alquilaré en una pasta. Es lo que hay chico.

I: Si yo no le pido que me ponga una bañera de mármol, sólo quiero saber que si lavo el plato de la cena, no tenga por qué haber sido la última.

E: Es lo que hay chico, tú sabrás lo que haces, a mi me da igual, pero es tu problema, no el mío.

Conversaciones con agentes de la gran urbe como éste, que son simpáticos, del tipo que si te los encontraras en una cantina hasta les invitarías una chela y les contarías chistes, pero que son unos verdaderos hijos de la chingada (lo siento pero en mexicano es más consistente), me recuerdan que algo está mal en el mundo. En fin

Epílogo:

Como los señores (trabajadores del espécimen) se quedaron a arreglar una humedad en el baño (que esa sí era problema de la comunidad, no me pidan que les explique por qué), y ellos, además de simpáticos (parecían una pareja de comediantes españoles) también eran… como decirlo, ¿humanos? Se pusieron a buscar la posible falla y encontraron que, en algún punto de la casa (encima de la cocina para ser exactos) se juntaban: un cable pelado y el tubo de plomo (si, plomo) que conduce el agua. Los separó momentáneamente (y después el otro pudo lavarse las manos con tranquilidad) pero hay que reparar esa parte de la instalación (es decir, un nuevo parche de modernidad para este piso). Les di las gracias y me dijeron: “de nada, hasta luego”. Es decir, como si ellos fueran unos trabajadores responsables y yo un inquilino que paga puntualmente la renta.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Muy gracioso guey, ya me gustaría a mi tener una vida menos enchilada y poderme concentrar más pero, como dirías tú: “esto es poco serio”. En fin, que ya subo lo otro, ya lo subo…

    Comentario por Tesista — marzo 14, 2007 @ 3:17 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: