Tesis-Antítesis

marzo 2, 2009

Sobre e-Research y dispositivos tecnológicos

Filed under: Conexiones,Reflexiones personales,Reseñas,sociología,Teóricas,Vida de tesista — Edgar Gómez Cruz @ 2:02 pm

Después de sucesos que escapan mis posibilidades de actuación y mis energías humanas, intento retomar esta enchilada buscando un poco de “pacífica evasión rutinaria”.

La semana pasada dieron inicio los seminarios sobre e-Research organizados por Adolfo Estalella y Elisenda Ardèvol. La pregunta que subyace a las distintas sesiones mensuales se podría resumir en la siguiente ¿Las tecnologías de información y comunicación transforman la práctica de generación de conocimiento científico? Pregunta por demás interesante para los investigadores en formación, especialmente para los de nuestra generación que tenemos objetos de estudio que involucran mediaciones sociotécnicas. Más que una reflexión al respecto, tengo una lectura y una experiencia que expondré para terminar con unas preguntas que apelen a continuar el diálogo.

La lectura

Hace unos días leía un artículo por demás interesante: Smartphones An Emerging Tool for Social Scientists (firmado al alimón por gente de Google, el MIT y el HIIT de Helsinki), un texto en donde los autores se regodeaban con las posibilidades “no intrusivas y de bajo costo a fuentes de datos previamente inaccesibles del comportamiento social cotidiano”.

Evidentemente su posición partía del hecho de que los llamados smartphones se habían integrado a la vida cotidiana de las personas sin resultar extraños y por ello podían usarse para estudiar por ejemplo “la proximidad física de las personas, las llamadas telefónicas y los patrones de movimiento”. Para mostrar dichas posibilidades, ponían tres ejemplos empíricos en los que facilitaron a las personas estos teléfonos mientras un programa grababa el uso que se hacía de él (llamado ContextPhone y desarrollado claro está, por Nokia). Más allá de los dilemas éticos que pueden abrirse en torno a la intimidad de las personas (no es lo mismo que se les pida que hagan un diario a correr un programa en un dispositivo tan “íntimo” como el teléfono personal, especialmente si se utiliza por ejemplo el GPS para rastrear sus movimientos), lo que resulta más interesante del texto (y que se conecta con las presentaciones del primer seminario mencionado) es la metáfora de la que parten los autores. Ellos señalan que el desarrollo científico está íntimamente ligado con el desarrollo tecnológico y como ejemplo proponen que la “Década del Cerebro” no podría haber sido posible sin las Imágenes de Resonancia Magnética Funcional (esas que aparecen tanto en House). Esto, continúan, debido a que: “se posibilitó el acceso al trabajo más íntimo e inconscientes del cerebro humano durante un experimento completamente controlado por el psicólogo”. Por ello, se preguntan, “¿cuál sería el correlato actual de las IRMF en las Ciencias Sociales?” y se responden que dicha tecnología: “idealmente, debería proveer acceso no intrusito pero sistemático a TODO COMPORTAMIENTO SOCIAL mientras que fuera barato y fácil de usar. Creemos que los recientes desarrollos en los dispositivos móviles, particularmente los smartphones, han introducido capacidades que los hacen una herramienta lucrativa para la investigación” (las mayúsculas son mías claro). Insisto, más allá de la reflexión ética (no sé por qué no me extraña que haya alguien de Google firmando esto), lo que me preocupa es que, para validar nuestros estudios “científicos”, cada vez seamos menos “sociales” y más “naturales” (retomando la metáfora de Eduard Aibar en su presentación). Porque, sinceramente, el ponerles smartphones a nuestros sujetos de investigación para grabar su comportamiento, me resulta preocupantemente parecido a ponerles cámaras y sensores a los delfines o a los chimpancés para “seguirlos y conocer su comportamiento”.

La experiencia

Ahora bien, utilizando el mismo dispositivo, presento el otro lado de la moneda. Debido a que me he quedado sin conexión a Internet desde mi casa, he tenido que utilizar la única conexión disponible que tengo, la del teléfono móvil.

Hay infinidad de elementos tecnológicos que se han integrado en mi práctica cotidiana y que no puedo tener desde el móvil (por ejemplo cortar y pegar: documentos, direcciones, fotografías, etc. Una de las cuestiones más utilizadas si se ponen a pensar, por no mencionar otras más sofisticadas como integrar una referencia bibliográfica en mi gestor digital). Sin embargo, también hay otras que quizá sólo con el móvil podría tener (acceso desde cualquier punto, la más importante). Y esto me ha obligado a utilizar “creativamente” esas posibilidades. Dos ejemplos de ello:

1) Una photo-elicitation móvil y “en directo”. La técnica de Photo-elicitation (en breve: mostrar fotografías a una persona para desencadenar respuestas en torno a diversos temas relacionados con la imagen), ampliamente conocida y utilizada por la Sociología Visual, adquiere una nueva dimensión en mi trabajo. De esta forma, cuando estoy entrevistando a alguien, podemos “navegar” por sus fotografías en distintas plataformas. Si bien esto se puede hacer desde un ordenador, la práctica adquiere una dimensión extra cuando se realiza desde “el campo”, es decir, por la calle, la playa o cualquier lugar donde se estén tomando fotografías en ese momento. Lo más curioso (pero no raro, en mi tesis explicaré porqué), es que muchos de mis informantes son ellos mismos los que utilizan smartphones para mostrarme cosas (y no sólo fotos) DESDE el campo.

2) Puedo estar en contacto constante con mis informantes (y ellos entre ellos) de diversas formas que requieren pensarse. Ya no es sólo el chat tradicional sino el “chat móvil y permanente” (al tener un teléfono conectado permanentemente a Internet, pierde sentido el término “conectarse” y adquiere relevancia el “disponible” o no). Pero además, por ejemplo con Facebook, puedo saber en tiempo real lo que hacen algunos de los informantes y puedo comentar, participar e intercambiar con ellos, estén donde estén ellos, esté donde esté yo. Y no sólo eso sino que además puedo hablar con ellos por teléfono.

Pero, y aquí viene una cosa fundamental, hay ciertas cosas que no puedo hacer por el diseño de las plataformas móviles, un ejemplo clarísimo: en Flickr, en su versión para móvil, no puedo ver el perfil de los usuarios; puedo añadirlos como contactos, pero no ver su perfil.

>Más allá de lo “friki” que esto pueda resultar, pensar en ello como investigador abre un montón de preguntas que es con lo que acabo este rollo junto con la invitación a participar en los seminarios.

Las preguntas

Etica. ¿Habría que pensar en una, no sólo con respecto a cuidar a los informantes sino a la investigación en general? (¿existe una ética de los instrumentos?)

Temporalidad. Si puedo estar conectado con mis informantes 24 horas al día (literalmente), ¿cómo se transforman los tiempos de la investigación de campo?

Acceso. Si ahora tengo acceso a la vida cotidiana de las personas con las que estoy haciendo mi trabajo, mucho más del que muchos antropólogos tenían anteriormente (aunque sólo sea por el número de personas simultáneas y la práctica de comunicación mediada tan desarrollada que tienen), ¿qué implicaciones tiene eso para mis datos?

Análisis. El utilizar menos “la memoria” y más los rastros digitales-materiales para el análisis, ¿cómo cambia el proceso de describir, conectar, relacionar y concluir?

3 comentarios »

  1. […] Barcelona (con la ayuda del OCS y el Citliab de Cornellá, ademas de la UOC; gracias Enric) y que ha dado pie a cierto […]

    Pingback por Hacia la eResearch « ConTexto — marzo 2, 2009 @ 7:11 pm | Responder

  2. Amigo Edgar, yo te lo explico, has dejado de tener vida privada, no eres Edgar, eres EL TESISTA, las 24 horas del día. Y hasta que no acabes tu tesis, no volverás a ser Edgar.

    Internet y las nuevas tecnologías lo han logrado, te han ATRAPADO.

    xD

    Comentario por Hoskar — marzo 4, 2009 @ 1:50 pm | Responder

  3. […] ocasiones contratan académicos) tienen departamentos de investigación muy potentes y comienzan a utilizar herramientas o a tener bases de datos que, por distintas razones (éticas, económicas, de alianzas) la […]

    Pingback por ¿Tienen futuro las Ciencias Sociales? « Tesis-Antítesis — agosto 24, 2009 @ 7:52 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: