Tesis-Antítesis

febrero 16, 2010

Escribiendo una etnografía

Filed under: Metodológicas,Reflexiones personales,Teóricas,Vida de tesista — Edgar Gómez Cruz @ 12:02 pm

Yo no soy antropólogo, nunca lo he sido y nunca lo seré (no porque no me guste, de hecho, cada vez me gusta más). Puedo decir que soy un eterno estudiante interesado en las Ciencias Sociales, en las Humanidades y en el Arte (quizá, con cierto infortunio, por igual). Ahora bien, estoy, o al menos estoy intentándolo, escribir una tesis “antropológica”, o, como he dicho en las últimas presentaciones; una tesis sobre comunicación, con una teorización sociológica y una metodología antropológica. Bien es cierto que en sociología, por ejemplo con la Escuela de Chicago, se hicieron etnografías de carácter sociológico (y para mi Goffman sigue siendo fundamental).

Ahora bien, hace unos días participé en una clase de métodos para alumnos de doctorado, en una universidad inglesa. El seminario de ese día era sobre “estudios de caso”. Al salir, una de las estudiantes comentó: “me atraen mucho estas aproximaciones pero para mi trabajo necesito una metodología mucho más precisa y segura”. Me quedé pensando un largo rato en lo que, “precisa y segura”, significaban. Desde mi tesis de maestría (hace más de 10 años de ello), comencé a trabajar con aproximaciones cualitativas. Yo no me formé en antropología y, aunque en su momento leí a varios antropólogos, la necesidad de escribir una etnografía “precisa y segura”, me está generando más problemas de los que hubiera pensado. Justamente ayer tuve un pequeño (des)encuentro con mi directora que hoy comienza a plantear el problema en su blog. El problema es que una etnografía no puede “aprenderse” a hacer (como se puede aprender una regresión estadística o trabajar con análisis de redes sociales), no hay todavía un “SPSS” para estudios etnográficos (a pesar de los programas que existen para ayudar a la interpretación de datos, yo por ejemplo utilizo Nvivo). Y no sólo no se puede aprender a hacer, no se puede aprender a escribir.

Geertz, en un texto titulado “El antropólogo como autor” (que me había abierto las puertas de la percepción) plantea que el objetivo de la escritura etnográfica es “hacer creíble lo descrito mediante la credibilidad de la propia persona” (p. 89). Es decir, mi tesis tiene que ser tanto una “re-presentación” del grupo en el que estuve participando, tanto como mi “graduación” como “escritor de etnografías”. El asunto tiene una complicación extra que la que tendría cualquier tesis porque, no es sólo escribir académicamente, es escribir etnográficamente y además académicamente. Continuando con Geertz, que habla sobre el trabajo de Malinowski, propone que éste, se mueve entre el “Cosmopolita Absoluto” y el “Perfecto Investigador”: “Alta novelería y Alta Ciencia, la captura de la inmediatez con el celo de un poeta y la abstracción de la misma con el celo del anatomista, inestablemente uncidos” (p. 89). En este momento tengo más preguntas que respuestas ¿para quién escribo? ¿Escribo para que un colectivo me de una certificación sobre mi capacidad para pertenecer a él? ¿Escribo para que el grupo con el que he participado, y que me ha abierto las puertas y dado su confianza, se vea reflejado en mi texto? ¿Escribo para formar una visión propia? Probablemente todas las respuestas anteriores se respondan afirmativamente y eso es lo complicado. Termino con Geertz nuevamente: “Con la autoría antropológica, como con tantas otras cosas, todo depende, pues, de las compañías de que uno se rodee” (p. 136). Espero que la compañía pueda ayudarme a encontrar el tono adecuado para escribir esta tesis.

Anuncios

4 comentarios »

  1. Deberías escribir para formar y dar una visión propia.
    Es un estudio, las “ratas de laboratorio” no tienen porqué sentirse reflejadas, ni estar de acuerdo, ni compartir todas las opiniones.
    No sería imparcial la opinión, y como te dice ese tal “Geertz”, tienes que tener credibilidad, o al menos buscarla.
    Claro que a alguna “rata” le puede sentar mal el estudio y arrancarte alguna parte del cuerpo, pero es la parte mala de la ciencia…
    ¬¬’

    No creo que sigas a ese tal Geertz porque fuese benevolente en sus textos por no molestar a nadie.
    Opinión posiblemente errónea de una mente demasiado simple para entender todo esto.
    Te mueves y estudias cosas muy raras.

    Comentario por elnomo — febrero 16, 2010 @ 4:37 pm | Responder

  2. Quizá el relato antropológico escriba para hacer realidad en tres sentidos como dices: aquello que olvidamos porque nos acostumbramos a vivir, para hacer visible lo que el avezado lector no sabría entrever y para entender lo que hicimos y aprendimos durante este tiempo.
    Parece el texto del compositor que busca una partitura para la música que suena dentro y que la interpreten bien.
    En contra del comentario anterior, creo que no escribimos para nosotros mismos. Dando voz, haciendo legible lo que componemos sólo ponemos de manifiesto que supimos encajar lo que nos dieron. Pero antes de contarlo, mejor o peor, ya estaba ahí nuestra composición. La tesis tiene una versión final en imágenes y palabras. Y es mejor o peor independientemente del formato. El esfuerzo expresivo mejora algo la tesis bruta, pero debería precederle la realidad alcanzada, esa que queremos decir en los mejores modos posibles.

    Comentario por dan3 — febrero 18, 2010 @ 2:10 pm | Responder

  3. Bienvenido al problema de la reflexividad y la subjetividad de las Ciencias Sociales.

    Comentario por Fernando — marzo 31, 2010 @ 6:18 pm | Responder

  4. “Antes de abandonar Harvard fui a ver a Kluckhohn. A pesar de la experiencia que ya tenia como estudiante de Harvard, esta ultima sesion me dejo completamente frustrado. Cuando pregunte a a Kluckhohn si tenia algun consejo para darme, me contó la historia de un estudiante de postgrado que le había hecho a Kroeber la misma pregunta. Como respuesta, se dice que Kroeber cogió de su estante la etnografía de mayor tamaño y groso y dijo:- Vete y hazlo asi-….” (Nader, 1970:98)
    Soy estudiante de Antropología social, y cre que lo unico que te puedo decir, es que con seguridad, no deberias escribir “para que un colectivo me de una certificación sobre mi capacidad para pertenecer a él”, es lo que muchos etnógrafos hacen y fracasan, la antropología nunca es objetiva puramente (eso no es posible, el observador siempre tiñe lo que ve de cómo lo ve), sí debe tener “objetivismo”, tampoco debes “conformar” algrupo que estudias, aunque sí debe verse reflejado, de eso se trata la etnografía, de mostrar una realidad y como ven esta realidad las personas que la viven, en eso radica este arte, si lo que queres es hacer etnología (que no es lo mismo), debes comparar esas miradas con otras culturas, ahi estarias comtemplando la tercera opción “formar una visión propia”….pero es cierto que es algo tan complejo que hasta hoy día la propia Antropología no llega a un consenso, tiene razón el tercer comentario, la reflexividad y la subjetividad en esta area es tan relativa (en relación a Cuando, Quien, Donde…etc.).
    Hay muchos autores, y diferentes métodos, sin embargo creo que te puede servir mucho si no sos formado en Antropología, “Etnografía”, de Martyn Hammersley y Paul Atkinson, o “El salvaje Metropolitano” de Guber, Roxana.
    Exitos!

    Comentario por Maria — julio 19, 2010 @ 8:05 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: