Tesis-Antítesis

noviembre 17, 2010

Dos lecciones sobre la tecnología y la vida

Lo primero que hago al despertar todos los días es extender la mano, alcanzar mi teléfono y revisar mi correo, mi lector de rss, el periódico y los twitts de mis contactos. Se podría decir que, un 90% de las cosas que leo, están relacionadas de alguna u otra forma con la tecnología. Por otro lado, me confieso admirador de los gadgets, Steve Jobs debería estar orgulloso de la cantidad de dinero que he gastado en él. Sin embargo, en esta etapa oscura en la que me encuentro, recibo un correo que me recuerda ciertas cosas, entre ellas una anécdota: Íbamos de regreso de un día de grabación en Chuacruz, en Guatemala, bordeando el bellísimo lago de Atitlán. Nos detuvimos en un mirador y la vista era impresionante; volcanes, lago y atardecer formaban una estampa sobrecogedora. En un momento determinado, el sol comenzó a meterse entre las montañas y el cielo se tiñó de rojo, Desesperado, corrí al coche por la cámara y el tripié.  Roberto, mi anfitrión en esta aventura y fotógrafo amigo, me dijo: “no, éste lo grabaremos con los ojos y el corazón”. Así que nos sentamos en silencio a ver ese magnífico espectáculo mientras la cámara, apagada, permanecía lejos de nuestros ojos.

El correo que recibí hoy es de una bellísima e inteligentísima amiga que alcancé a ver unos minutos en Medellín antes de que partiera de trabajo a Nueva York. Ella trabaja en una empresa muy importante en Colombia y parte de su trabajo tiene que ver con tecnologías por lo que estaba pensando en comprarse un Ipad, esto es lo que me cuenta de su experiencia en la Apple Store de la gran manzana (por supuesto le pedí permiso para reproducirlo):

Hola! Llegué el jueves de Nueva York y te cuento que nada de Ipad, me quedé con las ganas! Recorri el almacén, me quede con la boca entreabierta, vi demasiada gente y lo compare con la gente que veía en las carnicerías cuando era una niña y vivía en Medellin. Si, demasiada gente queriéndose llevar lo mas fresco y matando la esperanza de los demás. Wow! Lo ultimo en tecnología y en precios; todo sobre las mesas, como para dar y convidar… No te lo niego: recaro y eso mato mi interés. Soy amiga de la tecnología, cuando me favorece en todo sentido, sino me sentiría esclava de ella y ahí es cuando le pierdo todo el gusto. Bueno, mi aventura en Apple terminó comprando una encomienda que no superaba los 35 dólares. Esa fue mi pequeña aventura tecnológica en NY… De todas formas, creo que algun dia tendre el IPOD, el IPAD, el WII, el XBOX, el IPHONE, etc… Cuando lo que haga, ellos me lo faciliten y me hagan divertir mas. Si no, prefiero acostarme en la manga en mi finca, mirar las estrellas y apagar el celular para recobrar la paz y sentirla mientras simplemente respiro.
Un abrazo gigante,
Cata

Cuántas lecciones hay que aprender todavía sobre nuestra relación con la tecnología….

noviembre 10, 2010

Tejedoras de vida (el documental)

Hace más de 10 años, mientras yo partía por primera vez a Europa, mi amigo Roberto Levy partía para Sudamérica con dos mochilas al hombro y con la firme intención de regresar, seis meses después, con material para hacer una serie de documentales sobre la vida cotidiana en los pueblos de América Latina. Me había invitado a esa aventura cuando yo ya había decidido tirar para el norte. Un año después, ya de regreso en México los dos, nos dimos cuenta que teníamos pendiente hacer algo juntos. Decidimos entonces hacer un documental dirigido al alimón  sobre mujeres tejedoras en Guatemala y México. Grabamos el material y, por compromisos de ambos, nunca tuvimos tiempo de editarlo. Años después, él desempolvó las cintas y armó un lindo documental, lleno de humanidad, de ingenuidad y posibilitado por esas mujeres maravillosas que nos abrieron sus casas y vidas. El documental roló por festivales y hasta ganó una mención en uno de ellos. Se ha presentado en diversos foros y espacios. Y así, después de tantos años, por fin convencí a Roberto que “liberarlo” era una buena idea, que podría verlo mucha más gente y quién sabe, quizá hasta le gustaría a más de uno. Por ello, es un honor presentar, en un “estreno mundial en Internet”, mi única incursión en el documental. Y con ello  hago una confesión pública, yo siempre he querido hacer documentales, quién sabe, quizá algún día lo logre. Espero lo disfruten y lo difundan en sus redes. Pego aquí la primera parte y aquí tienen el enlace para la segunda, la tercera y la cuarta. Tiene subtítulos en inglés así que podrán compartirlo también con angloparlantes.

[Vimeo 15476420]

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.