Tesis-Antítesis

agosto 31, 2011

Amor, celos y ligues en Facebook (offtopic-working paper post)

Dado que estoy terminando de corregir la tesis (y que termina el verano), pasé una tarde reflexionando, como “divertimento”,  sobre algunas cuestiones que rondaban mi cabeza y que tenían que ver con algunas observaciones en Facebook (ese “instrumento del demonio” que escuché nombrar en alguna ocasión). Parto con cuatro “premisas empíricas” para hacer algunas reflexiones, casi en forma de “working paper”.

  1. Premisa empírica 1: “Las parejas, no tendrían que estar conectadas en Facebook”
  2. Premisa empírica 2: “Facebook estimula y promueve la infidelidad”
  3. Premisa empírica 3: “Mi madre está buscando a sus exnovios de hace 20 años en Facebook”
  4. Premisa empírica 4: “Lo que sucede en Facebook, se queda en Facebook”

Las anteriores son todas frases que he escuchado en los últimos meses. Si bien estoy en contra de elaborar análisis sobre una sola plataforma (porque estos siempre terminan siendo un poco deterministas y no contemplan la complejidad propia de las prácticas de comunicación –mediada- humana), debo reconocer que, como dijo algún autor (y perdonen la falta de seriedad): “Facebook se ha convertido EN Internet”. Por lo tanto, una gran cantidad de prácticas humanas (no sólo de comunicación) en países desarrollados y urbanos, tienen lugar ahí.

Sin ánimo de elaborar un análisis completo sobre Facebook y su relación con el establecimiento (o ruptura) de vínculos sociales/sexuales/amorosos, apunto algunas ideas que me surgen, casi como un ensayo “working paper”, sobre la relevancia que una plataforma de redes sociales como Facebook puede tener en la reconfiguración de los ámbitos de intimidad y comunicación que, como se ha documentado en varias ocasiones, está sucediendo.

Utz y Beukeboom (2011) plantean que la mayor parte de la literatura sobre redes sociales se ha enfocado en la creación de la identidad, la creación de vínculos y la “administración de la personalidad”. Sin embargo, hay relativamente pocos estudios sobre la relación entre los vínculos más sólidos y las redes sociales.

Pienso en tres elementos interrelacionados para investigar, casi a manera de agenda: (more…)

Anuncios

febrero 9, 2011

“Cibersexo” (visual) revisitado

Dos cosas sucedieron para hacerme escribir este post. Por un lado una estudiante de Colombia me hizo una entrevista interesada en mi trabajo de investigación sobre cibersexo. Por otro, que me topé con el interesante texto de Ori Schwarz: Going to bed with a camera: On the visualization of sexuality and the production of knowledge.

La trayectoria de Internet ha sido claramente de un medio textual a uno multimedia (o multimodal como apuntan algunos autores). La digitalización de los procesos, la convergencia y la masificación de aparatos de producción audiovisual, junto con el crecimiento en la(s) conexión(es) a Internet, ha dado como resultado que nunca en la historia de la humanidad se hayan producido tantas imágenes como ahora y nunca hayan podido ser vistas por tantas personas. Hasta ahí todo más o menos en el sentido común, ahora bien ¿cuál es la relación entre estas transformaciones y el ámbito de la sexualidad y la intimidad?
Schwarz traza un breve análisis histórico y propone que la relación entre visualidad y sexualidad es relativamente reciente. Por ejemplo, siguiendo a otros autores menciona que en el siglo XVIII la idea de la sexualidad estaba más relacionada con el tacto que con la visualidad y las relaciones solían llevarse a cabo en la oscuridad e incluso con alguna ropa puesta. De ahí reflexiona cómo la visualidad, de la mano de corrientes psicológicas, la publicidad, los medios y la “espectacularización” han hecho de la sexualidad una cuestión mayoritariamente visual especialmente con la pornografía como industria y como objeto. (more…)

noviembre 17, 2010

Dos lecciones sobre la tecnología y la vida

Lo primero que hago al despertar todos los días es extender la mano, alcanzar mi teléfono y revisar mi correo, mi lector de rss, el periódico y los twitts de mis contactos. Se podría decir que, un 90% de las cosas que leo, están relacionadas de alguna u otra forma con la tecnología. Por otro lado, me confieso admirador de los gadgets, Steve Jobs debería estar orgulloso de la cantidad de dinero que he gastado en él. Sin embargo, en esta etapa oscura en la que me encuentro, recibo un correo que me recuerda ciertas cosas, entre ellas una anécdota: Íbamos de regreso de un día de grabación en Chuacruz, en Guatemala, bordeando el bellísimo lago de Atitlán. Nos detuvimos en un mirador y la vista era impresionante; volcanes, lago y atardecer formaban una estampa sobrecogedora. En un momento determinado, el sol comenzó a meterse entre las montañas y el cielo se tiñó de rojo, Desesperado, corrí al coche por la cámara y el tripié.  Roberto, mi anfitrión en esta aventura y fotógrafo amigo, me dijo: “no, éste lo grabaremos con los ojos y el corazón”. Así que nos sentamos en silencio a ver ese magnífico espectáculo mientras la cámara, apagada, permanecía lejos de nuestros ojos.

El correo que recibí hoy es de una bellísima e inteligentísima amiga que alcancé a ver unos minutos en Medellín antes de que partiera de trabajo a Nueva York. Ella trabaja en una empresa muy importante en Colombia y parte de su trabajo tiene que ver con tecnologías por lo que estaba pensando en comprarse un Ipad, esto es lo que me cuenta de su experiencia en la Apple Store de la gran manzana (por supuesto le pedí permiso para reproducirlo):

Hola! Llegué el jueves de Nueva York y te cuento que nada de Ipad, me quedé con las ganas! Recorri el almacén, me quede con la boca entreabierta, vi demasiada gente y lo compare con la gente que veía en las carnicerías cuando era una niña y vivía en Medellin. Si, demasiada gente queriéndose llevar lo mas fresco y matando la esperanza de los demás. Wow! Lo ultimo en tecnología y en precios; todo sobre las mesas, como para dar y convidar… No te lo niego: recaro y eso mato mi interés. Soy amiga de la tecnología, cuando me favorece en todo sentido, sino me sentiría esclava de ella y ahí es cuando le pierdo todo el gusto. Bueno, mi aventura en Apple terminó comprando una encomienda que no superaba los 35 dólares. Esa fue mi pequeña aventura tecnológica en NY… De todas formas, creo que algun dia tendre el IPOD, el IPAD, el WII, el XBOX, el IPHONE, etc… Cuando lo que haga, ellos me lo faciliten y me hagan divertir mas. Si no, prefiero acostarme en la manga en mi finca, mirar las estrellas y apagar el celular para recobrar la paz y sentirla mientras simplemente respiro.
Un abrazo gigante,
Cata

Cuántas lecciones hay que aprender todavía sobre nuestra relación con la tecnología….

septiembre 27, 2010

Notas para la construcción de una sociología de la fotografía digital

Todo comenzó cuando leí esta nota en El Periódico. Decidí visitar la puesta en escena en la galería àngels y hasta comprar lo que podría denominarse el catálogo de la exposición. Me encontraba  justamente escribiendo el capítulo metodológico de mi tesis (en el que discuto las implicaciones éticas del uso de imágenes) así que no pude más que preguntarme ciertas cosas. Ya se han adelantado algunas reflexiones expuestas en el blog de Elisenda Ardèvol. Curiosamente, alguien “meneó” la noticia y se montó un improvisado debate. Las reflexiones que expongo a continuación son una segunda parte de ese diálogo (imaginario) con el Sr. Fontcuberta pero, sobre todo, el mío con mi objeto de estudio que son las prácticas de fotografía digital.

Sobre la fotografía digital.

A estas alturas resulta reiterativo señalar que las prácticas que utilizan la fotografía digital, además de cumplir con las mismas funciones de la fotografía analógica (argentaria le llamaría Fontcuberta), abren toda una nueva serie de posibilidades en donde los objetos, tiempos, formas y usos de la fotografía han cambiado (cfr. Okabe & Ito, 2003; Manovich, 2003). Incluso, propone el mismo Fontcuberta (2010), cabría preguntarse si seguirla llamando fotografía no es contraproducente. (more…)

agosto 3, 2010

Cultura digital (coda a la editorial)

Debo reconocer que, en lo que se refiere a las actividades que uno tiene realizar como parte del trabajo de investigador(a), en estricto orden jerárquico; para mi primero está la investigación, luego la docencia y, muy por detrás, lo que se suele llamar la “gestión”. Suelo involucrarme poco en iniciativas que tenga que organizar yo. No es por nada, simplemente hay personas que lo hacen mucho mejor que yo. Ahora bien, hay algunas iniciativas que no sólo me interesan sino que me apasionan y que hago con agrado. Justamente acaba de salir a la luz el resultado de una de ellas, un monográfico sobre Cultura Digital.

Las labores de gestión, más las editoriales, cuando dependen de instancias con cambios frecuentes (comités editoriales, presidencias, organismos políticos, etc.), suelen ser complicadas. Después de varios periplos, y,más tiempo del necesario,  ya está en línea el número especial sobre Cultura Digital que preparamos con mucho cariño (y no menos sufrimiento). Mientras que mi compañera en esta andanza está, como una Marco Polo moderna, dando charlas en China, debo reconocerle públicamente que gracias a ella esto fue posible. Además de mi admiración y afecto infinito, debo agradecerle haber puesto a andar sus maravillosas redes que hicieron posible que este número tenga a gente tan reconocida, innovadora y retadora, en el mejor de los sentidos. Muchos de los que aquí escriben, como la misma Tiscar, no sólo son académicos que cada día crecen  (y hacen crecer este campo) un paso más, son también grandes amigos y personas que enarbolan la idea de una ciencia abierta, libre y compartida. Ideas con las que comulgamos plenamente. Vayan también para ellos: mis disculpas por el retraso y las complicaciones, y mi agradecimiento por su valiosa contribución.

Martin Hand dice que “las culturas digitales deben ser “hechas”, y esto implica esfuerzos constantes para forzar el que se junten elementos dispares en un esquema coherente dentro de determinados límites, dados históricamente” (2008, P. 7). Este es quizá uno de los objetivos de este número, que incluso podría leerse como político; pretende no sólo “describir” la cultura digital, sino proponer versiones de ésta.

mayo 28, 2010

Sobre el trabajo científico escrito en castellano

En esta que parece ser una práctica obsesiva, la de buscar bibliografía sobre mi temática, agravada por la facilidad con la que se puede llevar a cabo (y que se convierte en uno de mis momentos de “procrastinación academicista” favoritos), me encontré con un trabajo por demás interesante; Una tesis de maestría sobre los usos sociales de la fotografía digital. Aunque la posición epistemológica que aborda mi trabajo se aleja del concepto de “usos sociales”, la reflexión que me da vueltas en este momento se refiere al uso de la bibliografía del autor del trabajo (que no enlazaré porque no me gustaría que leyera este post como una crítica y menos si es un colega de temática). Su tema está centrado en la fotografía digital y, en la bibliografía, sólo cita trabajos escritos en castellano. Mi preocupación viene, y la enuncio más como una pregunta, en torno a la validez de este tipo de trabajos en la construcción de una reflexión científica “útil” para el campo. Es decir ¿La ausencia de revisión de textos en inglés (no creo que nadie pueda en estos momentos, desafortunadamente, discutir que la bibliografía científica más extensa y de vanguardia se escribe en este idioma) demerita un trabajo serio y consecuente pero falto de “empuje”? Espero no se me malinterprete, mi preocupación es real y tiene que ver con el avance científico y la posibilidad de que América Latina pueda ser interlocutora en temas de Cultura Digital. Entiendo las limitantes específicas del aprendizaje de otro idioma, pero de esta forma la persona queda condenada a traducciones (muy escasas), a reflexiones “de segundo hervor”, es decir a quienes leen en inglés y citan en castellano (también escasos). Leí una parte importante del trabajo y me parece interesante pero, dado que no dialoga con las reflexiones actuales sobre la fotografía digital, me resulta imposible utilizarlo como referencia y esto me puso triste.
Un segundo ejemplo, un poco diferente pero relacionado; hace un par de semanas leí el libro de una profesora argentina (tampoco lo referenciaré) que me preocupó, no sólo porque ya llevaba una segunda reimpresión, sino porque su aportación era demasiado ensayística y especulativa. Llevo ya demasiados años fuera de América Latina y ya llegué al punto ese que señalan los antropólogos, el de, dépaysement, es decir, que encuentro mi propia cultura extraña. Me preocupa que en América Latina solemos escribir como franceses (de hecho citamos mucho a los franceses), sin generar datos empíricos como los británicos. Antes de que se me acuse de malinchismo o algo parecido, lo que quiero recalcar es que solemos escribir con florituras y barroquismos que, desgraciadamente, y en última instancia, poco aportan a la reflexión sobre algún fenómeno. La profesora argentina sí citaba dos obras en inglés, una escrita originalmente en 1968 y un reporte sobre hábitos de lectura en Estados Unidos. Su trabajo está íntimamente relacionado con la Cultura Digital.

noviembre 4, 2009

Fotógrafos amateurs vs. fotógrafos profesionales

Filed under: Cibercultura,Conexiones,Historia(s),Notas,Reflexiones fotográficas,sociología,TICs — Edgar Gómez Cruz @ 12:51 pm

Estoy trabajando sobre la distinción entre fotógrafos “amateurs” y fotógrafos “profesionales” para una presentación que tengo, junto con Elisenda, en Berlín a final de mes.
Por lo visto, históricamente, la escisión (entre amateurs y “artistas”) se dio con la emergencia de las cámaras de bajo coste y de uso sencillo (léase Kodak 1) y su difusión masiva (antes todos eran amateurs). Un grupo de “esos amateurs”, comandados por Alfred Stiglitz, decidieron “separarse” y lo que hicieron fue “juntarse” (nótese el uso de ambas palabras) con “artistas” (plásticos, escultores, etc.). El resumen  (porque en realidad fue un complejo entramado de alianzas y creación de sentidos) es que, con el tiempo, se crearon dos “asociaciones” (en el sentido amplio); la de artistas (curiosamente no les gustaba que les llamaran fotógrafos sino artistas), reunidos en “sociedades”, con revistas, contactos con museos, galerías;  y la de fotógrafos amateurs (que tenían su base en los “clubes fotográficos”). Después se “profesionalizaría” el oficio y vendrían los foto-reporteros, fotógrafos de modas, productos, etc. Esta es la versión resumida y cutre, lo importante es la distinción que se generó a principios del siglo XX y que perduró, según mi hipótesis, hasta que llegaron las redes sociales y las cámaras digitales, que están problematizando la división. ¿Por qué? pues básicamente por 4 razones: (more…)

octubre 1, 2009

El tesista “en la Tele”

Cuando era niño, tuve mis 3 o 4 segundos de fama cuando, quizá por un error de producción, el yo que era en ese entonces apareció en un  tremendo close-up en el programa de Bozo, eran los setenta, era la televisión. Muchos años han pasado desde entonces y las canas me colonizan cada vez más. Vivimos tiempos 2.0,  y subiendo, y ahora esto de salir en televisión ya no es tan “cool” como aparecer en los rankings de Youtube.

Pues bien, gracias a la inefable confianza, y “extreme marketing”, del buen compa Fernando, conocí a Cristina, quien encarna (la palabra en español es horrible en realidad) como nadie que haya conocido, lo que es una productora de cultura del Siglo XXI (así en sentido extenso). Gracias a esa carambola dospuntocerezca amistosa, acabé teniendo mis 6:02 segundos de fama (contando la cortinilla). Si atentemos a Warhol, todavía me quedan otros 8:58 que espero tener la oportunidad de tener algún día. Por lo pronto, gracias a Cristina, al equipo de la Malla y a Fernando por darme la oportunidad de “salir en la televisión” 😉

Edgar en la Malla

P.D. WordPress no me deja incrustrar el video y eso quizá signifique que ya tendría que comprarme mi propio dominio. En cualquier caso, es más divertido que lo vean “in situ”.

septiembre 8, 2009

Presentación del libro: “Plan CEIBAL: los ojos del mundo en el primer modelo OLPC a escala nacional”

(parece que soy de los  últimos pero aquí va el copy-paste). Este martes en el marco de la  Feria Internacional del Libro de Montevideo, Roberto Balaguer presentará el libro: “Plan Ceibal: los ojos del mundo en el primer modelo OLPC a escala nacional”. Roberto, además de ser gran amigo, es un luchador incansable en el estudio de estos temas (además de ser quien me enseñó lo que “mexicanear” significa en Uruguay).  Este libro es una de sus iniciativas y reúne a académicos provenientes de diferentes países: Argentina, México, España, EEUUy por supuesto: Uruguay cuna del Plan Ceibal, el OLPC uruguayo. Es un placer y un honor compartir el índice con tantos, y tan queridos, colegas y amig@s.  

 invitacion.jpg

 El indice del libro:

 

1. Roberto Balaguer (Uruguay) “Plan Ceibal: Los ojos del mundo en el primer modelo OLPC a escala nacional”.

2. Fernando Garrido (España) “¿Otra vez el mismo error? OLPC, Determinismo Tecnológico y Educación”.

3. Edgar Gómez Cruz (México) “Domesticación de la Tecnología: una aproximación crítica al proyecto de OLPC”.

4. Tíscar Lara (España) “Aprender a ser ciudadano desde las prácticas digitales”.

5. Guillermo Lutzky (Argentina) “La Escuela Digital, un cambio obligatorio paralos modelos 1 a 1”.

6. Mónica BaezGraciela Rabajoli (Uruguay) “La escuela extendida. Impacto del Modelo CEIBAL”.

7. Alicia Kachinovsky (Uruguay) “La Universidad de la República en tiempos del Plan Ceibal”.

8. Octavio Islas (México) “Retos que representa la enseñanza en el imaginario de la “Generación Einstein”.

9. Cristóbal Cobo (México) “Aprendizaje de código abierto”.

10. Raúl Trejo Delarbre (México) “Un niño para cada laptop”.

11. John Moravec (EEUU) “¿Y ahora, qué?”.

12. Miguel Brechner (Uruguay) “Los Tres Si”.

agosto 20, 2009

Ceci n’est pas une recherche du flickr

Foucault, in his fascinating, and beautiful, essay on Magritte’s famous painting, tells us that, the trap of the “Ceci n’est pas une pipe” paint is that the letters are not letters but calligraphies, which means that they are not naming anything but just happened to be there set in a position that we, as viewers, understand as a contradiction between the drawing and the meaning of the statement. Foucault’s thoughts are extremely tempting to follow but I’ll resist (this time). My point today is something else. A few days ago, in the AoIR list, Mayo Fuster, a colleague from Berkeley, asked about people doing research on flickr. My name popped out (thanks Ismael, or should I say: Dr. Peña?) and this made me think about my own work.

Flashback from the field I

I’m sitting in a bar with ten or twelve photographers. I’m in a bar because they decided to get together here and drink a few beers after a day at work (and, as an ethnographer, well, you know, I have to do what they do). None of them are carrying cameras and this could be a “regular” group of people, just one of several groups in this busy night at the bar (Barcelona is just like that). Nonetheless, here are some of the core members of the group I’ve been participating with for several months. There’s no trace or discussion in flickr about this “getting together”, it is a casual thing: I got a phone call, some other people were contacted by email and, another couple were luckily enough to found each other with someone at some local store and decided to join him. Discussions are multiple and, although they tend to be photography-centred, some of them range, from the last sports results, to gossips about other people in the group. Probably this will not be important at all except for one thing. They decide, at the end of the night, to organize a photowalk that, as soon as later in the night, will become a post in the group. That post would take, eventually, to several pictures taken, the integration of new members to the group, more beers and, definitely, a sense of belonging and identity. (more…)

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.