Tesis-Antítesis

noviembre 10, 2010

Tejedoras de vida (el documental)

Hace más de 10 años, mientras yo partía por primera vez a Europa, mi amigo Roberto Levy partía para Sudamérica con dos mochilas al hombro y con la firme intención de regresar, seis meses después, con material para hacer una serie de documentales sobre la vida cotidiana en los pueblos de América Latina. Me había invitado a esa aventura cuando yo ya había decidido tirar para el norte. Un año después, ya de regreso en México los dos, nos dimos cuenta que teníamos pendiente hacer algo juntos. Decidimos entonces hacer un documental dirigido al alimón  sobre mujeres tejedoras en Guatemala y México. Grabamos el material y, por compromisos de ambos, nunca tuvimos tiempo de editarlo. Años después, él desempolvó las cintas y armó un lindo documental, lleno de humanidad, de ingenuidad y posibilitado por esas mujeres maravillosas que nos abrieron sus casas y vidas. El documental roló por festivales y hasta ganó una mención en uno de ellos. Se ha presentado en diversos foros y espacios. Y así, después de tantos años, por fin convencí a Roberto que “liberarlo” era una buena idea, que podría verlo mucha más gente y quién sabe, quizá hasta le gustaría a más de uno. Por ello, es un honor presentar, en un “estreno mundial en Internet”, mi única incursión en el documental. Y con ello  hago una confesión pública, yo siempre he querido hacer documentales, quién sabe, quizá algún día lo logre. Espero lo disfruten y lo difundan en sus redes. Pego aquí la primera parte y aquí tienen el enlace para la segunda, la tercera y la cuarta. Tiene subtítulos en inglés así que podrán compartirlo también con angloparlantes.

[Vimeo 15476420]

Anuncios

agosto 3, 2010

Cultura digital (coda a la editorial)

Debo reconocer que, en lo que se refiere a las actividades que uno tiene realizar como parte del trabajo de investigador(a), en estricto orden jerárquico; para mi primero está la investigación, luego la docencia y, muy por detrás, lo que se suele llamar la “gestión”. Suelo involucrarme poco en iniciativas que tenga que organizar yo. No es por nada, simplemente hay personas que lo hacen mucho mejor que yo. Ahora bien, hay algunas iniciativas que no sólo me interesan sino que me apasionan y que hago con agrado. Justamente acaba de salir a la luz el resultado de una de ellas, un monográfico sobre Cultura Digital.

Las labores de gestión, más las editoriales, cuando dependen de instancias con cambios frecuentes (comités editoriales, presidencias, organismos políticos, etc.), suelen ser complicadas. Después de varios periplos, y,más tiempo del necesario,  ya está en línea el número especial sobre Cultura Digital que preparamos con mucho cariño (y no menos sufrimiento). Mientras que mi compañera en esta andanza está, como una Marco Polo moderna, dando charlas en China, debo reconocerle públicamente que gracias a ella esto fue posible. Además de mi admiración y afecto infinito, debo agradecerle haber puesto a andar sus maravillosas redes que hicieron posible que este número tenga a gente tan reconocida, innovadora y retadora, en el mejor de los sentidos. Muchos de los que aquí escriben, como la misma Tiscar, no sólo son académicos que cada día crecen  (y hacen crecer este campo) un paso más, son también grandes amigos y personas que enarbolan la idea de una ciencia abierta, libre y compartida. Ideas con las que comulgamos plenamente. Vayan también para ellos: mis disculpas por el retraso y las complicaciones, y mi agradecimiento por su valiosa contribución.

Martin Hand dice que “las culturas digitales deben ser “hechas”, y esto implica esfuerzos constantes para forzar el que se junten elementos dispares en un esquema coherente dentro de determinados límites, dados históricamente” (2008, P. 7). Este es quizá uno de los objetivos de este número, que incluso podría leerse como político; pretende no sólo “describir” la cultura digital, sino proponer versiones de ésta.

septiembre 21, 2009

El poder de la imagen

La semana pasada estuve en un congreso sobre métodos (de investigación) visuales. La charla inaugural estuvo a cargo de Claudia Mitchell. Ella habló de su trabajo en África y cómo, con algunos ejemplos de campo, las imágenes hechas por jóvenes, habían logrado “transformar” algunos de los graves problemas de su cotidianeidad (la falta de seguridad en los baños escolares, la violencia sexual contra las mujeres, etc.) al ser vistas por las autoridades que tomaban decisiones. Otra de las cuestiones ampliamente discutidas en el evento fue la ética de la investigación con imágenes; el derecho a la privacidad de los informantes, la responsabilidad que tenemos, como investigadores e investigadoras, de salvaguardar su integridad, etc.

Justo al final de la semana, recibo tres o cuatro correos preguntándome “si había visto el video del metro”. Preocupado por no entender de qué hablaban, busqué lo que había pasado en la famosa estación de Balderas (de la que cantaba Rockdrigo), vi el video de principio a fin y el horror iba creciendo en mi mientras la cámara se mantenía impasible, inmóvil, frío testigo, ventana del drama.

Mientras que por un lado se discute ampliamente la postfotografía, la muerte de la función indexical de la imagen y la imposibilidad de su uso para la (re)presentación de la realidad, por otro lado, las cámaras de videovigilancia van creando una memoria de lo cotidiano (de sus muchos horrores y sus pequeños placeres): el video de la chica ecuatoriana golpeada por un estúpido en un tren en Madrid, este otro grabado en el DF, una golpiza en Alemania. En fin, una larga lista de “éxitos de youtube”. Una colega que vive en Nueva York me contaba que muchas tiendas están colgando en la pared las fotografías de personas robando, extraídas de los videos de vigilancia, en una especie de “galería pública del desagravio”. Si todas las imágenes de las CCTV pudieran estudiarse, los que hacemos investigación visual quizá tendríamos otra visión del mundo.

Si bien es cierto que los medios tienen (o al menos dicen que tienen) códigos deontológicos, la verdad es que mostrar escenas de cámaras de “seguridad” en la pantalla del televisor o el monitor de tu propio ordenador es como darte una dosis de terror sin anestesia alguna y en cantidades industriales. Una imagen RAW de la realidad en alta resolución. Me pregunto ¿dónde queda la privacidad de la persona que es asesinada? Que su intento e intención haya sido heroica ¿basta para que sus hijos, sus nietos, sus amigos, su familia, tengan que retener en sus retinas y sus memorias estas imágenes para siempre? Estas imágenes nunca pasarían un comité de ética para presentarse públicamente en un congreso. Sin embargo, los medios las amplifican de una manera estruendosa y estremecedora, la combinación de videovigilancia y omnipresencia mediática nos habla de que la imagen, como índice, esa que estaba muerta, dista mucho de estarlo, en todo caso, ha sido apropiada por los poderes para su propia conveniencia. Ahora bien, me pregunto (y quiero pensar) el que hayamos visto estas imágenes, como sociedad ¿nos hará cambiar algo en nuestra vida cotidiana? Espero (por nuestro bien), que, como en los ejemplos con los que inicié; Sí.

agosto 31, 2009

Is this how Brits see Mexicans?

I went to the supermarket, it’s the first time that I go to a big one here (I usually shop in a small store that is on my way back to home). I always make fun of “Mexican” products in foreign countries but this time it wasn’t that funny. I found these “tortillas” products, that, according to a blog “brings a touch of humour to a product which is, after all, fairly mundane”.  And the marketing company even won a price for them. I think I have a good sense of humour and could understand the image of the “bandido” to be fun for English people; my problem is that the stereotypical image of the fat, moustached, lazy Mexican, with a cellphone and Hawaiian t-shirt is probably too much. What would Stuart Hall say about this?

Tortilla chips Tesco

septiembre 4, 2008

Sociedad de la Información vs. Sociedad de la violencia

Hace unos días recibí un correo de una de las personas con las que estoy trabajando en mi tesis y que entrevisté en mi reciente visita a México. Dado que en la entrevista habíamos hablado un buen rato sobre Facebook y las redes sociales en donde los jóvenes (y los no tan jóvenes), tenían sus perfiles y fotografías con detalles minuciosos de su vida cotidiana, en su correo, lleno de preocupación, me comentaba que se había disparado una alarma general debido a un artículo publicado el pasado lunes en el diario Milenio y que parece tuvo eco en medios más poderosos. Más allá de histerias colectivas o de indiferencias escépticas. Lo que llama mi atención es cómo, la performatividad de los chavos (“se exhiben como más poderosos y ricos de lo que son”), esa puesta en escena juguetona, pueda ser “leída” por delincuentes como prueba de una situación económica holgada. El problema es realmente grave porque, de por si existen desigualdades abismales en países como México en cuanto al acceso (basicamente a todo: a agua, luz, educación y por supuesto tecnología) y muchas veces la participación en “espacios sociales” es de por si reducida (por peligrosa). Que el crimen organizado sea capaz también de atacar los “ciberespacios sociales” es algo que amerita ser pensado a fondo. Por lo pronto, en un “update” de mi colega, me cuenta que se ha creado un grupo en facebook llamado:  “no queremos ser secuestrados vía facebook” cuya descripción es:

Hola, Bienvenido al grupo 🙂

La finalidad de este grupo es que estes informado de lo que esta sucediendo actualmente en nuestro pais, los secuestros y que estes prevenido, pues ahora los secuestradores utilizan redes sociales para obtener informacion de nosotros, es algo tu puedes prevenir, quitando u omitiendo tus datos personales, no necesariamente tienes que cerrar tu facebook o tus perfiles en otras paginas, si no conoces la persona que te quiere agregar por tu seguridad no lo hagas, investiga quien es, hay una reciente noticia estan utilizando virus y spywares para ingresar a tu perfil y pc, esta noticia esta agregada en el grupo si la quieres leer, ahi describe algunos virus, spywares que se utilizan para que tengas cuidado. Ultimamente los secuestros no solo se dan en clases altas, ahora por 3,000 o 5,000 pesos lo estan haciendo y aunque puedas pagarlo o no, NO TE ARRIESGUES, no sabes que podria ocurrirte.

En cualquier caso, me he enterado que por estas noticias, y a pesar de acciones en contra como esta, hay una especie de ola de abandono de blogs y perfiles de redes sociales en México. Triste país el nuestro.

septiembre 1, 2008

Sueño Uno

Filed under: Enchilada,México lindo y querido,Vida de tesista,videos — Edgar Gómez Cruz @ 12:12 am

Hace unos meses me encontré con un colega de los viejos tiempos: Jorge Sánchez. Después de varios intercambios y planes frustrados, por fin pude terminar (with a little help from my friends) un divertimento que le prometí haría para su actual proyecto musical. No he sabido nada de él todavía pero espero le guste el primer experimento de un proyectito que comienza a tomar forma: “Producciones Caribú”.

agosto 27, 2008

Sobre unos niños, la foto y una pantalla

Estuve unos días en Angahuan, México, haciendo el “scouting” para el documental de una amiga catalana junto con el compa Enrique. En una mañana fotogáfica, encontramos a unos niños que divertidos nos hacían muecas. Nos acercamos a tomarles fotografías (aquí una de ellas):

Purépechas II

Después de una o dos fotos, les llamó la atención que viéramos la cámara. Lo notamos y nos acercamos a enseñarles la pantalla. Su sorpresa y encanto fue tal que a partir de ahí, y por unos 20 minutos, su juego consistió en posar y ver el resultado en la pequeña pantallita de nuestras cámaras. Haciendo cosas y caras cada vez más audaces y estrambóticas. Observarlos fue un ejercicio por demás interesante por varias razones pero principalmente por la relación entre “actuación” y visibilización (¿material?) de dicho performance. Otra vez, esto no es nada nuevo, muchos fotógrafos cargaban con una polaroid en sus viajes para darle una foto a la persona que fotografiaban, un poco por respeto, un poco como reconocimiento. Sin embargo, el observarlos viéndose y probando cosas nuevas, casi en “tiempo real”, me dio muchos elementos para pensar la relación entre rapidez (temporalidad), materialidad (pantalla) y performatividad (elementos que darían en conjunto una práctica, la de fotografiarse-verse-posar-ajustarse-fotografiarse. Práctica sobre la que hemos escrito bastante pero que, al menos yo, nunca había observado tan claramente como con esos chavitos que quizá nunca habían visto una cámara digital. Me encanta mi trabajo de campo:

agosto 18, 2008

Desde el Cerro de la Silla…..

Filed under: Enchilada,Historia(s),México lindo y querido,Vida de tesista — Edgar Gómez Cruz @ 7:13 pm

Acabo de dar una charlita sobre mi proyecto de tesis para los alumnos de la maestría en comunicación del Tec. Siempre es un placer regresar a Monterrey (a pesar del calor estival) y ver a la gente de por aquí (gracias a la invitación de mi amigo, mentor y colega José Carlos Lozano). El Cerro de la Silla sigue siendo imponente y cada vez que regreso lo veo más bonito (igual me pasa con los volcanes de Colima). Pero una de las cosas más interesantes que he hecho en esta breve visita es comenzar oficialmente mis entrevistas (presenciales) dentro de mi trabajo de campo. La entrevista estuvo por demás interesante (más de 3 horas) y me dio un montón de elementos para pensar. Me emociona mi trabajo de campo y apenas inicia. Por la tarde veré a mi buen amigo Juanjo (espero vayamos a ver su exposición de fotos) y ya mañana vuelo al defectuoso

agosto 11, 2008

Se acabaron las vacaciones

Filed under: Enchilada,México lindo y querido,Reflexiones personales,Vida de tesista — Edgar Gómez Cruz @ 4:55 am

Después de unos merecidos días en la playa (sin ver una pantalla por días), unos cuantos kilos de más del ataque gastronómico que me estoy dando, unos días con la familia y una ausencia total de reflexión sobre el mundo que me rodea, regreso al campo de juego. Todavía estoy en México e inicio la segunda parte de mi viaje, ahora con corte académico. Daré un tallercito para profesores en la Ibero León, visitaré al Tec en Monterrey para otra charla con estudiantes y profesores y terminaré mi pequeño tour en el defectuoso en donde espero poder hacer algunas entrevistas para mi trabajo de campo. México cada día me parece un país más extraño y tan fascinante como triste, pero también me desconozco en él. Ni de aquí ni de allá supongo. En fin, que regreso a las andadas, espero que este segundo semestre del año espero depare sorpresas más agradables que las del primer semestre. Ya estoy online otra vez.

mayo 12, 2008

“Profesionales de la imagen” vs. “profesionales de Internet”

La primera vez que escribí sobre este asunto fue en este post. Ahora recupero la reflexión porque me sigue pareciendo fascinante y explico por qué. Una de las cuestiones que hacen tan potente a Internet es, pienso yo, que las “arenas” de luchas simbólicas (guiño a Pierre B.y guiño a Jorge G.) se extienden más allá de los “círculos de poder tradicionales”. Es decir, “el campo” se extiende y hay más actores luchando por establecer su definición de la realidad (por ponerme extremo). Lo digo porque me encontré otra discusión de este tipo en Flickr, una que podría resumirse en este comentario: “pienso que ojala para la proxima quienes seleccionen sean profesionales en la imagen y no en internet” (copy-paste). Lo explico, resulta que Flickr organizó, no tengo muy claro si a partir de o tomando a, una especie de “concurso” que tituló “Muestra tu México en Flickr” (que es también el nombre de un grupo en Flickr con 2461 miembros y un conjunto de más de once mil fotografías). La idea era que se seleccionarían varias fotografías (creo que 2 mil) y se expondrían en un mural y además se haría un libro con ellas. Flickr (Yahoo!) hizo una fiesta en el DF, con chupe, regalos y todo muy bonito y todos muy contentos.
Ahora bien, una chava, que se presenta como “artista visual” comienza una discusión por demás interesante sobre cómo, en este grupo de Flickr y con respecto a la fotografía, “saturamos en cantidad y no buscamos la calidad”. Luego hay una sucesión de comentarios “a favor” o “en contra” de la postura de esta morra (que en Frankfurt llamarían de “alta cultura”).

Lo que más me llamó la atención fue esta especie de enfrentamiento de sentidos entre los “profesionales de la imagen” y los “profesionales de Internet”. ¿No será, como señalan por ahí algunos, que lo que denominábamos fotografía (o arte) está sufriendo una transformación debido a la emergencia de nuevos actores que “buscan alinear intereses”? (ahora el guiño es Latouriano). Por ejemplo: los “profesionales de Internet”. Belting (recomendado por Mr. Net, muy buen libro por cierto, aunque la traducción es un poco rara) dice que: “La cualidad de (la) imagen no se puede equiparar con la imagen artística. La cuestión reside más precísamente en qué modo se han transformado las imágenes cuando han entrado en el contexto del arte” (p. 44). Será interesante explorar esta “lucha simbólica”.

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.