Tesis-Antítesis

septiembre 21, 2009

El poder de la imagen

La semana pasada estuve en un congreso sobre métodos (de investigación) visuales. La charla inaugural estuvo a cargo de Claudia Mitchell. Ella habló de su trabajo en África y cómo, con algunos ejemplos de campo, las imágenes hechas por jóvenes, habían logrado “transformar” algunos de los graves problemas de su cotidianeidad (la falta de seguridad en los baños escolares, la violencia sexual contra las mujeres, etc.) al ser vistas por las autoridades que tomaban decisiones. Otra de las cuestiones ampliamente discutidas en el evento fue la ética de la investigación con imágenes; el derecho a la privacidad de los informantes, la responsabilidad que tenemos, como investigadores e investigadoras, de salvaguardar su integridad, etc.

Justo al final de la semana, recibo tres o cuatro correos preguntándome “si había visto el video del metro”. Preocupado por no entender de qué hablaban, busqué lo que había pasado en la famosa estación de Balderas (de la que cantaba Rockdrigo), vi el video de principio a fin y el horror iba creciendo en mi mientras la cámara se mantenía impasible, inmóvil, frío testigo, ventana del drama.

Mientras que por un lado se discute ampliamente la postfotografía, la muerte de la función indexical de la imagen y la imposibilidad de su uso para la (re)presentación de la realidad, por otro lado, las cámaras de videovigilancia van creando una memoria de lo cotidiano (de sus muchos horrores y sus pequeños placeres): el video de la chica ecuatoriana golpeada por un estúpido en un tren en Madrid, este otro grabado en el DF, una golpiza en Alemania. En fin, una larga lista de “éxitos de youtube”. Una colega que vive en Nueva York me contaba que muchas tiendas están colgando en la pared las fotografías de personas robando, extraídas de los videos de vigilancia, en una especie de “galería pública del desagravio”. Si todas las imágenes de las CCTV pudieran estudiarse, los que hacemos investigación visual quizá tendríamos otra visión del mundo.

Si bien es cierto que los medios tienen (o al menos dicen que tienen) códigos deontológicos, la verdad es que mostrar escenas de cámaras de “seguridad” en la pantalla del televisor o el monitor de tu propio ordenador es como darte una dosis de terror sin anestesia alguna y en cantidades industriales. Una imagen RAW de la realidad en alta resolución. Me pregunto ¿dónde queda la privacidad de la persona que es asesinada? Que su intento e intención haya sido heroica ¿basta para que sus hijos, sus nietos, sus amigos, su familia, tengan que retener en sus retinas y sus memorias estas imágenes para siempre? Estas imágenes nunca pasarían un comité de ética para presentarse públicamente en un congreso. Sin embargo, los medios las amplifican de una manera estruendosa y estremecedora, la combinación de videovigilancia y omnipresencia mediática nos habla de que la imagen, como índice, esa que estaba muerta, dista mucho de estarlo, en todo caso, ha sido apropiada por los poderes para su propia conveniencia. Ahora bien, me pregunto (y quiero pensar) el que hayamos visto estas imágenes, como sociedad ¿nos hará cambiar algo en nuestra vida cotidiana? Espero (por nuestro bien), que, como en los ejemplos con los que inicié; Sí.

Anuncios

agosto 31, 2009

Is this how Brits see Mexicans?

I went to the supermarket, it’s the first time that I go to a big one here (I usually shop in a small store that is on my way back to home). I always make fun of “Mexican” products in foreign countries but this time it wasn’t that funny. I found these “tortillas” products, that, according to a blog “brings a touch of humour to a product which is, after all, fairly mundane”.  And the marketing company even won a price for them. I think I have a good sense of humour and could understand the image of the “bandido” to be fun for English people; my problem is that the stereotypical image of the fat, moustached, lazy Mexican, with a cellphone and Hawaiian t-shirt is probably too much. What would Stuart Hall say about this?

Tortilla chips Tesco

enero 20, 2009

¡¡¡FUERA!!! (por fin)

Filed under: Conexiones,Fotos,Historia(s),Politiquerías,Reflexiones personales — Edgar Gómez Cruz @ 8:48 am

Siguiendo y emulando al buen amigo David Silver (he sido fiel seguidor de su galería de los políticos relacionados con la gestión de Bush que se han ido), reproduzco, con su estilo, un gran: ¡Fuera! para este tipejo (Carlos Fuentes dijo alguna vez: “a mi me caía mejor cuando era sólo un borracho y drogadicto”, pues a mi ni eso). Ahora esperemos que vengan cosas mejores (al menos porque peores no podrá haber).

La foto es de Reuters, vista en La Jornada.

Actualización:

Un poco de música para seguir el festejo: Keep on rocking in the free world

enero 12, 2009

Sobre lo que sucede en Gaza..

Filed under: Barcelona,Fotos,Noticias,Politiquerías — Edgar Gómez Cruz @ 1:53 pm

…un par de imágenes de la manifestación del sábado en Barcelona.

mani6Unas mujeres extraordinariamente orgullosas, combativas y fuertes.

mani5Y una pancarta que se logró poner en la parte de atrás de una furgoneta de la policía con el lema: “detengamos la masacre”

diciembre 17, 2008

Si eres legal, comparte

Filed under: Barcelona,Compas investigadores,Conexiones,Politiquerías,TICs,Vida de tesista — Edgar Gómez Cruz @ 2:35 pm

Como siempre, el compa Daniel con iniciativas de vanguardia:

septiembre 4, 2008

Sociedad de la Información vs. Sociedad de la violencia

Hace unos días recibí un correo de una de las personas con las que estoy trabajando en mi tesis y que entrevisté en mi reciente visita a México. Dado que en la entrevista habíamos hablado un buen rato sobre Facebook y las redes sociales en donde los jóvenes (y los no tan jóvenes), tenían sus perfiles y fotografías con detalles minuciosos de su vida cotidiana, en su correo, lleno de preocupación, me comentaba que se había disparado una alarma general debido a un artículo publicado el pasado lunes en el diario Milenio y que parece tuvo eco en medios más poderosos. Más allá de histerias colectivas o de indiferencias escépticas. Lo que llama mi atención es cómo, la performatividad de los chavos (“se exhiben como más poderosos y ricos de lo que son”), esa puesta en escena juguetona, pueda ser “leída” por delincuentes como prueba de una situación económica holgada. El problema es realmente grave porque, de por si existen desigualdades abismales en países como México en cuanto al acceso (basicamente a todo: a agua, luz, educación y por supuesto tecnología) y muchas veces la participación en “espacios sociales” es de por si reducida (por peligrosa). Que el crimen organizado sea capaz también de atacar los “ciberespacios sociales” es algo que amerita ser pensado a fondo. Por lo pronto, en un “update” de mi colega, me cuenta que se ha creado un grupo en facebook llamado:  “no queremos ser secuestrados vía facebook” cuya descripción es:

Hola, Bienvenido al grupo 🙂

La finalidad de este grupo es que estes informado de lo que esta sucediendo actualmente en nuestro pais, los secuestros y que estes prevenido, pues ahora los secuestradores utilizan redes sociales para obtener informacion de nosotros, es algo tu puedes prevenir, quitando u omitiendo tus datos personales, no necesariamente tienes que cerrar tu facebook o tus perfiles en otras paginas, si no conoces la persona que te quiere agregar por tu seguridad no lo hagas, investiga quien es, hay una reciente noticia estan utilizando virus y spywares para ingresar a tu perfil y pc, esta noticia esta agregada en el grupo si la quieres leer, ahi describe algunos virus, spywares que se utilizan para que tengas cuidado. Ultimamente los secuestros no solo se dan en clases altas, ahora por 3,000 o 5,000 pesos lo estan haciendo y aunque puedas pagarlo o no, NO TE ARRIESGUES, no sabes que podria ocurrirte.

En cualquier caso, me he enterado que por estas noticias, y a pesar de acciones en contra como esta, hay una especie de ola de abandono de blogs y perfiles de redes sociales en México. Triste país el nuestro.

enero 26, 2008

¿Cuántos caben en un país pequeño?

Filed under: Barcelona,Fotos,Noticias,Politiquerías,Reflexiones personales,Vida de tesista — Edgar Gómez Cruz @ 10:55 pm

Si uno trata de mantenerse al margen (sobre todo porque eso de hablar de todo acaba siendo un poco pesado) pero en un año como este en donde hay elecciones en el país en el que vivo (y en el país que decide cómo viven o deben vivir en el resto), es difícil mantenerse “neutral” y callado. Total que hasta abrí una categoría de “politiquerías” (la semejanza fonética con porquerías es mera coincidencia, ¿o no?), porque sé que no podré aguantar sin apuntar una cosa o dos (y que conste que he resistido varias veces el decir algo sobre mis mañanas y las dósis de la COPE a las que mi compañero de piso le gusta someterme). Total que la primera cosa que quiero comentar es este anuncio que puebla todos los metros de la ciudad:

25012008007.jpg
La gente no se va de su país por ganas sino por hambre. Pero en Cataluña no cabemos todos

El nombre del tipo y el partido, no es que den igual, pero me dan igual a mi (total, yo ni ciudadano soy, por lo tanto no voto). Sin embargo, vivo aquí, pago impuestos aquí y mi hogar, al menos por ahora, está aquí. Ya verle la cara al compa este es bastante desagradable como para además tener que leer estos eslógans (que demuestran que los políticos sólo quieren votos, no entender al mundo y ayudar en él). Pensando en lo difícil que resulta querer hacer de este un hogar cuando en el metro te dicen que “aquí no cabemos todos” (y que conste que yo paso hambre aquí, no en México), recordé a otro catalán, uno que me gusta mucho y que en una canción preciosa dice: “El meu país és tan petit que sempre cap dintre del cor si és que la vida et porta lluny d’aquí(Mi país es tan pequeño que siempre cabe dentro del corazón si es que la vida te trae lejos de aquí) y en otra más apunta: “Jo hi sóc perquè tu vols ser-hi,sinó res no em lliga aquí,que sense tu no sé entendre, cap demà ni cap país” (Yo estoy (o soy) porque tu quieres estar aquí (o ahi), si no nada me ata aquí, que sin ti no sé entender, ningún mañana ni ningún país) y me cambió el humor. Como siempre, ante las miradas cortas, no hay nada como una dosis de poesía, y en lugar de ver al político ese, quedem-nos amb lluís llach que fa que viure en aquest petit país sigui un honor.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.